Odontologia Clínica

Tratamiento Periodontal

La periodontitis es una enfermedad que afecta los tejidos alrededor de los dientes, las encías, y puede impedir que los dientes se mantengan fijos. En la actualidad es la principal causa de pérdida de dientes, y son comunes los casos de personas que han perdido uno o incluso todos los dientes a la vez.

Es causada por una infección bacteriana que se deposita naturalmente en la superficie dental, principalmente en la región cercana a la encía, donde se forma la placa bacteriana. Esta placa es una capa blanquecina formada por residuos de alimentos y bacterias. Si no se elimina la placa puede provocar caries dentales o calcificación y convertirse en sarro. Una buena higiene oral, una dieta equilibrada y visitas periódicas al dentista pueden ayudar a prevenir el desarrollo de la enfermedad periodontal.

Muchas personas no saben que tienen la enfermedad periodontal. Este proceso, que no siempre es aparente, puede pasar inadvertido hasta que el diente se demuestre seriamente afectado. Sin embargo, en otros casos los problemas son más evidentes, con la movilidad del diente y el mal aliento constante.

Esté atento si tiene usted uno o más síntomas como los enumerados a continuación:

  • Dientes con movilidad
  • Retracciones en las encías
  • Encías sangrantes, sensibles o hinchadas
  • Formación de pus alrededor del diente
  • Mal aliento constante
  • Dientes que cambian de posición

Periodontite

La formación de sarro y la placa depositada entre la encía y el diente son causa de inflamación de la encía, llamada gingivitis, cuyo primer síntoma es un sangrado de las encías. Si la gingivitis no es tratada, la bacteria se propaga por todo el interior de las encías, produciendo venenos y formando sarro, lo que provoca la destrucción del hueso que sostiene los dientes. Por otra parte, se sabe que la enfermedad periodontal promueve la entrada de bacterias a otros órganos, especialmente la sangre y el corazón.

El diagnóstico lo hace el dentista durante su examen dental de rutina. El tratamiento periodontal depende de la gravedad del caso. En la etapa temprana de la gingivitis, una limpieza profesional debe ser suficiente para controlar el problema. En casos más avanzados, es necesario hacer raspados para eliminar la placa y el sarro adheridos al diente. En casos más severos, es necesario realizar cirugías, extracción de dientes y prótesis.

Una vez que el tratamiento periodontal se ha completado, se debe realizar controles periódicos. Esto significa que su frecuencia de visitas al dentista será mayor, por lo menos cada tres meses. En estas consultas se evaluará su salud periodontal, el estado de higiene y se hará una limpieza.